08:22hs 13:22hs
Todos los resultados

Los que quedaron:

Sudáfrica  -  Francia  -  Grecia  -  Nigeria  -  Eslovenia  -  Argelia  -  Australia  -  Serbia  -  Dinamarca  -  Camerún  -  Costa de Marfil  -  Corea del N.  -  Nueva Zelanda  -  Italia  -  Suiza
Honduras  -  Corea del S.  -  EE.UU.  -  Inglaterra  -  México  -  Eslovaquia  -  Chile  -  Japón  -  Portugal  -  Brasil  -  Ghana  -  Argentina  -  Paraguay

Fuimos locales otra vez

El Ellis Park de Johannesburgo vivió una fiesta celeste y blanca. Los argentinos coparon el estadio con banderas y hasta hicieron callar a las estruendosas vuvuzelas. También estuvieron los barras de Independiente, Tigre y Central, entre otros.

12/06/2010 - 12:44 / JOHANNESBURGO, ENVIADO ESPECIAL / Juan Lagares - jlagares@clarin.com

Desde temprano, unas cuatro horas para el inicio del partido entre Argentina y Nigeria, los alrededores del Ellis Park comenzaron a volverse familiares. Y no sólo por el color que pusieron los hinchas. Como un déja vú, al bajar de la autopista llegó el recuerdo de la cancha de Vélez. La estación de servicio en la esquina traía la imagen del estadio de River. Lo mismo con la casa de comidas rápidas del otro lado de la avenida.

¿Banderas? Mil. Los hinchas de la Selección llegaron de a grupos, con la cara pintada, pelucas y trapos. El himno, el clásico "vamos, vamos..." y el "volveremos, volveremos" fueron los temas más entonados. Aunque ese de Leo Mattioli que los jugadores compusieron en Montevideo, tras la clasificación a este Mundial, fue una lavada de cara saludable para el aliento argentino.

El ingreso al estadio estuvo cargado de emoción. Después de disfrutar los diferentes stands que los sponsors FIFA instalaron en la puerta del Ellis Park, los argentinos comenzaron la peregrinación para llegar a su butaca. Caminando, en procesión, como si fuera Juan B. Justo y Jonte; o Libertador y Figueroa Alcorta. Mil recuerdos se sucedieron. Aquél título obtenido o descenso sufrido, todo el sentimiento unido para alentar al equipo de "Diegooo, Diegooo", en la Copa del Mundo.

Subieron por una rampa y el color verde del césped les pegó un cachetazo. Las banderas, que cubrieron el estadio, dominaban la escena. Burzaco, Caballito, Laferrere, Banfield, Berazategui, Avellaneda, Mataderos, Vicente López, Paternal... Una de Tristán Suárez: "Hasta Tokio no paramos". Otra, en celeste y blanco: "En bolas al Obelisco", por esa promesa pícara de Maradona.

Hubo aliento y hubo mayoría. A pesar de que los nigerianos están jugando un Mundial por primera vez en su continente, los argentinos fueron locales. Hubo 55 mil espectadores en el Ellis Park y más de 10 mil eran argentinos. El gol tempranero de Heinze provocó un estallido y logró callar por primera vez a las vuvuzelas. Pero además muchos sudafricanos hincharon por la Selección, y sobre todo, por Messi. La estrella del Barcelona es ídolo por la gran difusión que tiene la Liga de España en Sudáfrica. Camisetas con la diez y banderas de Argentina contrastaban con la piel negra de los locales.

Claro que también hay que contar que detrás del arco donde el Gringo cabeceó a la red se ubicaron los barras... Los de Central sobre el sector derecho y la bandera de "Los Guerreros", a su lado los de Independiente que insultaron a Grondona, tal vez por la deportación de su líder, tal vez por la falta de entradas, tal vez por otra cosa; nunca se sabe. También se mostraron los de Tigre, con bombos y platillos. Incluso, en la previa, un barra coordinó con un policía el ingreso del grupo, como si fuera Buenos Aires... El agente no los quería dejar pasar con las mangueras que hacen sonar los bombos, pero después de unos minutos de charla todo quedó solucionado. También los de Lanús estuvieron en la puerta, ganándose la moneda, vendiendo gorros... La mancha negra entre tanto color.


Tags

Ellis Park

ENCUESTA

Sin Maradona, ¿quién debe ser el técnico de la Selección?

  • Alejandro Sabella
  • Claudio Borghi
  • Gerardo Martino
  • Sergio Batista
  • Otro

MISION MUNDIAL WEB TV